reconoce sus orígenes

Exclusiva. La táctica de Ciudadanos por el Cambio frente al gobierno de Humala

Publicado: 2012-04-25

Por: Francisco Pérez García

Tres caminos posibles son los que tiene el colectivo Ciudadanos por el Cambio (CxC), combo de intelectuales, empresarios y profesionales que teniendo como figura principal a Salomón Lerner apoyó al gobierno de Ollanta Humala, al cual tienen ahora bajo observación luego de las tensiones producidas tras la salida de Lerner Ghitis de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Estos tres caminos propuestos por CxC pasan por:

1) Apoyar al gobierno con una presencia disminuida tras la salida de varios de sus integrantes del gabinete y puestos de asesoría.

2) Desarrollar una política de apoyo crítico autónomo, promoviendo la aplicación de lo que denominan el Programa de la Gran Transformación (LGT) y la Auténtica Hoja de Ruta (AHR).

3) Conformar una oposición de izquierda, tras el camino tomado por Humala para convertirse en un aliado del “gran capital y los poderes fácticos”.

Estos tres puntos, están planteados en el documento denominado “Acerca de la táctica de CxC”, al cual Spacio Libre tuvo acceso y que fue parte de la discusión de este colectivo el último fin de semana en el local de la Federación de Trabajadores de Construcción Civil.

Una táctica que de seguro cobrará más fuerza ahora que el presidente del Congreso, Daniel Abugattás en una posición bastante faltosa, decidió ningunear al colectivo CxC al calificarlo como “un club de amigos”, desconociendo que: fueron los que sirvieron de garantes para que un sector de la población apueste por Humala y que varios de sus integrantes estuvieron en el primer gabinete ministerial, hasta que se produjo el quiebre, con la salida de Lerner tras los primeros conflictos por el tema Conga.

Pese a ello, este fin de semana, en el documento de la “Táctica…” CxC confía en que Humala pese a la presión de Valdés y Castilla, mantiene una capacidad de maniobra para plantear temas inscritos en el proceso de la Gran Transformación. Dice el documento a la letra:

Sin embargo, OH todavía tiene capacidad de maniobra. Ha reaccionado con la propuesta acerca del lote 88 , el gasoducto del Sur y la intervención de PetroPerú, pero las interioridades de lo que está en juego todavía no están claras. Aunque el tema de Conga, principal para Castilla y los intereses que defiende, está por verse. El aumento del salario mínimo y las remuneraciones de las FFAA y PNP, se dificultan por caer en el centro del poder de Castilla, y su capacidad de negociación (¿chantaje?) en otras múltiples decisiones en la esfera del estado, incluido el visto bueno de ciertas condiciones a favor de importantes inversiones privadas, nacionales y extranjeras.

Si bien es cierto, CxC mantiene cierta “fe” en que Humala pueda “escapar” de lo que ellos consideran la presión de los grupos fácticos de poder, resulta llamativo un aspecto importante de la estrategia, teniendo como uno de los puntos posibles la conformación de “una oposición de izquierda interpretando que el gobierno ya ha iniciado el tránsito hacia una posición irreversible de alianza con el gran capital y los poderes fácticos”.

Esta “oposición de izquierda”, sin embargo puede aparecer algo debilitada sobre todo por las mismas posiciones que hay dentro de CxC y es que en el mismo documento, mientras propone crear una oposición fuerte, se propone también una “propuesta táctica (de) desenvolver nuestra acción política en torno a un apoyo crítico al gobierno”,

El apoyo crítico está basado en cuatro características que según el documento táctico son:

A.- Iniciativa, Tomando como referencia LGT y la AHR, desarrollaremos diversas campañas, tomando en cuenta las coyunturas, que faciliten a la presidencia distanciarse de Castilla y los poderes económicos (de ahí que las iniciativas y propuestas políticas son fundamentales). En caso contrario, criticar y golpear políticamente las decisiones presidenciales, diferenciándonos clara y tajantemente. Solo en los casos en que las decisiones presidenciales sean contrarias al violentismo y autoritarismo o al continuismo neoliberal, no tendremos reparos de apoyarlas públicamente.

B.- Ganar opinión pública y Organizar y Movilizar a las masas, con autonomía y libertad de acción de acuerdo a las posibilidades y circunstancias. Nuestra táctica tendrá validez conforme logre convocar a la fuerza social necesaria para hacerse sentir en el escenario político. En otros términos, tener propuesta y ganar la fuerza para hacernos sentir. Hay que tener en cuenta, por lo tanto, que la disputa por tener de nuestro lado a los sectores medios es fundamental. Será muy difícil incidir favorablemente en la opinión pública si no lo conseguimos.

C.- Trabajar permanentemente por la organización del Frente Amplio de las fuerzas progresistas y de Izquierda. No solo como necesidad de la coyuntura y la táctica sino, también y principalmente, con sentido estratégico y apuntando a las próximas elecciones regionales, municipales congresales y presidenciales. Es teniendo en cuenta este horizonte que nuestra táctica va a tener coherencia. La unidad para alcanzar el Frente Amplio comienza con la acción conjunta en la coyuntura, pero tiene como fin, la unidad estratégica.

D.- Tener claro que el deslinde con los sectores violentistas, maximalistas o fundamentalistas tendrá la misma importancia y significación, que la lucha contra el autoritarismo y el continuismo neoliberal. Quedarnos atrapados al interior de esa falsa contradicción nos impedirá acumular fuerzas propias, tener iniciativa y ganar a los sectores medios.

Sin embargo, todo este discurso, a nuestro parecer algo ambiguo, puede quedar debilitado cuando aparece una figura como la que plantea José Godoy en su blog, recordando que existen encontrones al interior de CxC con figuras como Sinesio López que buscan romper de una vez por todas con Humala y pasar a la otra orilla y hacer una oposición fuerte (motivado, posiblemente, por una sensación de haberse sentido burlados)

Sería interesante creer que al fin se puede planear una izquierda moderada que pueda retomar caminos y plantear alianzas inteligentes, incluso con miras, no al 2016 (poco tiempo) sino un poco más allá que es lo que se plantea desde hace muchos años (30 tal vez) atrás, aunque la figura de Lerner Ghitis y su pasado (conversaciones con los Wolfensson abogando por Toledo) no sean del agrado de todos.


Escrito por

Francisco Pérez García

Periodista, con 14 años de experiencia en el periodismo, desde el radial (por años), pasando también por la comunicación institucional (en la cual me desempeño ahora), el diseño gráfico y también en blogs y redes sociales. Hago este blog con la intención de co


Publicado en

yoperiodista

Algo de periodismo